Manipular la verdad no nos hace mejores, nos debilita

Manipular la verdad no nos hace mejores, nos debilita



Manipular la verdad

Manipular la verdad

La anterior publicación se salió de cauce

Anterior: Yaiza, un caso de insoportable hipocresía

No esperaba que la condolencia por la muerte de una niña asesinada pudiese tener mucho eco, pero se salió del cauce y se desbordó. Ha roto todo lo previsible: 142.000 veces compartido; 51.000 veces ‘me gusta’; más de 1.300 comentarios.

Una carta de pésame no menoscaba el combate de la mujer por su papel en la sociedad. No, de ninguna manera, porque tenemos memoria y esta era una sociedad asfixiante de todas las maneras en que es posible imaginarlo, para la mujer sobre todo aunque no solo para ella. La causa de la mujer es justa y nos hace falta su lucha. Pero alguien nos está volviendo locos. Por un pésame, por un simple mensaje de condolencia, llevo días esquivando insultos y amenazas, he perdido viejas amistades de Facebook. Si en lo público me han dicho de todo, por Messenger me han pateado. Aunque me han dolido más los silencios clamorosos de muchos a quienes tenía por buenas personas; silencio, no a mis penas que nada importan, sino al pésame por Yaiza.

Tras haber publicado el pésame por Olivia y Anna, las niñas de Tenerife, me sentí obligado a publicar otro por Yaiza, muerta en iguales circunstancias y con diferencia de días. De su caso supe por una gacetilla diminuta en un periódico y al buscar en Internet el resultado era un porcentaje tan ridículo en comparación con el de las otras niñas que sentí lástima y vergüenza. Tuve que dar la razón al padre de Yaiza, que se queja de que su niña a nadie le importa.

La información sobre quién era Yaiza, quién era su padre y quién era su asesina, estaba escondida porque, lo creamos o no esto se propicia por la ley y algunos medios de comunicación lo aplican a machamartillo. Según el manual (porque hay manuales de tan espantoso engendro), si el asesino es un hombre, lo sabremos todo de él y de la víctima; si la asesina es una mujer, se esconde todo. Se trata de que la empatía vaya siempre a la mujer y el odio siempre al hombre. En qué beneficia tal manipulación informativa a la mujer sólo cabe en una mente podrida, pero mentes podridas por los dogmas hay muchas. Por eso del caso de Olivia y Anna se dice que asesinato vicario y machista y del caso de Yaiza que suicidio ampliado.¿Se ve claro?

Manipular la verdad no nos hace mejores, nos debilita, no hará que esta sociedad avance y sea más próspera, más digna, más justa y decente, y no la hará menos violenta. Además de que termina enfrentando a unos con otros, es un esfuerzo estéril, puesto que la verdad acaba por salir a la luz y, en este mundo de las redes sociales, más pronto que tarde. Siempre están ahí los abducidos que creerán sólo aquello que quieren creer, pero los que no admitimos dogmas no aceptamos que el Estado nos diga qué es lo que debemos pensar, porque ya sabemos dónde termina eso. Tampoco necesitamos el oscuro paternalismo de ninguna organización subvencionada a la que nadie ha elegido. Necesitamos y exigimos la verdad, la información veraz, sin retorcimientos ni amaños, que nos permita extraer de ella nuestras propias conclusiones. Porque somos mayorcitos, porque es lo justo y porque tenemos derecho a ella como un bien fundamental de la convivencia. ¡Porque lo dicta la Constitución, carajo!

Tanto si fue una madre como si fue un padre quien puso fin a una vida inocente, no lo ocultemos, digámoslo así; averigüemos las causas, sepamos qué fue lo que confundió a esa persona, qué clase de puertas encontró cerradas, por qué no nos pidió ayuda antes de desatar el horror. Por ese camino podríamos intentar algún remedio basado en el conocimiento. Tal vez, y sólo tal vez, podríamos hallar un modo de evitar la muerte de otra mujer, o la de otro hombre. Tal vez algún día podríamos evitarnos el horror de otro inocente angelito muerto.

Para ayudar a la mujer, mejores beneficios nos aportarían más guarderías, más formación profesional de calidad, más ayuda médica, psicológica y social. Y un poco menos de chiringuitos subvencionados y vocerío.

Esta entrada fue publicada en Opinión.

4 Comentarios en “Manipular la verdad no nos hace mejores, nos debilita

  1. Nancy dice:

    La salsa que es buena para el pavo, también debe ser buena para la pava.
    Ánimo, no decaiga siga adelante en sus buenas obras, análisis y reflexiones.
    La doble moral, existe en todas las sociedades.
    Mientras no cambiemos de adentro hacía fuera, seguiremos escuchando y viendo la corrupción de algunas almas que dejan de ser libres, para volverse esclavos de sus propias maldades.
    Por favor, lea el poema»Las verdades Amargas». Gracias

    • migueldeleon dice:

      Sólo puedo añadir a su comentario un agradecimiento.
      Es en síntesis lo que propongo en el artículo.

      • Mary loly dice:

        No hagas caso,al falso feminismo, q nos invade últimamente, la muerte de niños,hombres o mujeres,valen lo mismo,me encantó tu pesame,y tu forma de expresarlo,animo y sigue así!!!

  2. Rocío Pacheco dice:

    Solo puedo decir gracias por la sensibilidad, y valentía por todo lo que expone. No se puede hablar de igualdad, cuando dos casos parecidos, se tratan de forma distinta porque quien quita la vida es mujer.
    Esto es para llorar.

    Ánimos, y siga escribiendo.

Deja un comentario

Specify Facebook App ID and Secret in the Super Socializer > Social Login section in the admin panel for Facebook Login to work

Specify Google Client ID and Secret in the Super Socializer > Social Login section in the admin panel for Google Login to work

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *