La abuela, la llama inagotable que permanecerá siempre en nosotros

La abuela

Llega el invierno, el otoño termina, atardece. Gente en la calle, luces, ajetreo, olor de castañas y dulces, amistad, charla, bebida caliente.
 

Ausencia camina entre el gentío, pasa y  observa. No le concierne. Sabe que nada cierto se celebra, que todo en la fiesta es invención y teatro, que unos la secuestran para ritos y otros para ganancias y lucro.


Ausencia no tiene familia ni amigos; pero tiene memoria y recuerda. Recuerda un tiempo feliz, el calor de un hogar, los olores de una cocina y una mano tierna que pone en la mesa una taza de chocolate caliente y un plato de roscos de limón y canela. 

Es largo el tiempo pasado, mucho lo vivido y olvidado, pero queda el recuerdo. Nunca el calor de otro hogar fue como el de la abuela; nunca el olor de una taza de chocolate fue como el olor del suyo; nunca un rosco de limón y canela supo como supieron los suyos.


Ausencia no detesta la fiesta; se repite que no le concierne, pero tiene memoria y recuerda.  Recuerda que un día feliz fuimos niños y que una arrugada y amada mano, mantuvo el hogar caliente, preparó chocolate y horneo roscos de limón y canela para nosotros.

Aunque sea por unos días, una vez al año, cuando termina el otoño y llega el invierno, Ausencia agradece que algo recuerde a la abuela y nos devuelva, por un instante, al día feliz en que fuimos niños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

logotipo-miguel-de-leon

Los libros, principio y fin.
A los que leí debo lo que soy; en los que he escrito está lo mejor de mí; los que quisiera leer y escribir, darán sentido a lo que me quede de vida.